Educación en valores para Niños

Formación en valores a través de estas adaptaciones infantiles de pasajes biblicos

 

 

 

¿Cómo puede abordarse la enseñanza de los valores y los principios?


En este esfuerzo por enseñar valores tenemos que la Biblia, el libro sagrado que narra la historia del pueblo judío y la presencia de Jesús entre los hombres, ha sido una guía tradicional.

 

El texto de Continente editores: Valores que me enseña la biblia permite acercar a católicos y cristianos las historias y los significados que esas historias pueden tener hoy en día para nosotros. Sin embargo, no hace falta profesar una religión para apreciar el valor que tiene este libro.

 

Por ejemplo, en el amor nos enseña que "Es nuestro deber cuidar y conservar"… el mundo, en la convivencia nos dice que "convivimos con otras personas semejantes a nosotros que merecen respeto", en aprender a decidir nos enseña que "Tenemos la libertad para decidir qué aceptar y qué rechazar"… es así como la conservación del planeta, el respeto y el libre albedrío son tres valores plenamente aceptados por la cultura occidental y que responden a las necesidades propias del mundo moderno, no son sólo una cuestión religiosa.

 

La enseñanza de valores no ha 'pasado de moda', pero sí es cierto que debe adecuarse y actualizarse sobre cuál es el sentido de esa enseñanza y cómo debe hacerse para que los niños y jóvenes aprendan. Adicional a la clara explicación del sentido de los pasajes narrados, este libro de tapa dura y bellamente animado viene con un DVD en el que se presenta La vida de José mediante tres videos en español e inglés, y para complementar el aprendizaje de los valores se incluyen una sección de preguntas y una de actividades multimedia.

 

 

Es importante entender que comprar un libro no 'enseña' valores. Lo que enseña valores es el ejercicio tanto de enseñanza apoyada en el libro y el multimedia como el ejemplo constante y la reflexión cotidiana frente a la realidad del mundo. Sentarse a analizar las noticias de prensa y televisión, discutir sobre las actitudes de los compañeros y maestros en el colegio, conversar y hacer partícipes a los niños y jóvenes de los problemas del hogar y la familia. Lo que construye valores y principios es el diálogo y la sinceridad de nuestras acciones. El texto de Continente editores no sólo es un excelente medio para iniciar esa conversación sobre las actitudes y la forma de vivir, sino una gran herramienta para construir y reforzar nuestra cultura y nuestra comunidad. Sin duda alguna, comprando este libro bellamente ilustrado y con textos cortos, precisos y analizados podemos acompañar a nuestros hijos y estudiantes a jugar, reflexionar y aprender sobre los principios y valores que priman en nuestra sociedad contemporánea por medio de ejemplos que enseña la Biblia.

 

VALORES QUE ME ENSEÑA LA BIBLIA

1 Tomo – 1 DVD “La historia de José” (Español - Inglés)

Autores: Varios.

 

 

¿Podemos aprender el amor, la convivencia, el perdón, la alegría?

 

¡Claro que sí!

No sólo podemos aprender estos valores sino que podemos enseñarlos. En el hogar, la escuela y, en general, en nuestra actitud diaria somos ejemplo y guiamos a niños, jóvenes y adultos en el desenvolvimiento de nuestra cultura y urbanidad.

No hay límites de edad para aprender, pero sí existen límites en el deseo de aprender que tengan las personas.

Los niños, particularmente, están ávidos por conocer historias, enseñanzas y por jugar, por hacer trabajos manuales y resolver problemas. Por ello es fundamental avivar este deseo, los libros educativos para niños son una muy buena opción para educar en valores. Las lecturas para niños pueden permitirles reflexionar sobre diversas situaciones, hacen parte de un proceso de aprendizaje de valores y principios.

Dichas lecturas deben estar claramente explicadas, ilustradas y deben permitirles desarrollar actividades lúdicas para que por sí mismos interioricen la reflexión que permite aprender no sólo sobre el amor, la convivencia, el perdón y la alegría, sino sobre el valor del descanso, la bondad, la compasión, el respeto, y muchos más.

 

 

Aprendiendo y reflexionando en familia y en comunidad

 

Los valores no son individuales ni responden a caprichos. Los valores y los principios surgen de las comunidades y sus culturas y son resultado de sus propios problemas. La promoción del respeto por la diferencia, el valor de la vida, la caridad o la gratitud son respuesta a la necesidad individual y colectiva. Por ejemplo el respeto por la diferencia surge de la necesidad colectiva de armonizar los distintos grupos humanos que conforman una sociedad, este valor seguramente no tiene que ser predicado con tanta fuerza en grupos uniformes donde prima un único tipo de personas; o el valor de la vida como un llamado a las sociedades donde la violencia y el asesinato han sembrado destrucción. De esta manera no son valores individuales en cuanto no hay un único tipo de valores por cada individuo, ni tampoco pueden ser aceptados solamente por unos pocos individuos. No son un capricho dado que surgen de las necesidades y los aprendizajes históricos.

 

En nuestra sociedad contemporánea muchos han querido decir que 'no hay valores', o que los mismos han sido transformados en cosas materiales: el dinero, los objetos, la fama y el poder a toda costa.

Todos los valores, incluidos estos 'valores modernos' son medios para la obtención de fines últimos. Tanto el dinero como los objetos, la fama y el poder simplemente sirven a los fines que tanto individuos como sociedades han establecido. Bien sea comodidad, longevidad, o dominio sobre otros. Sin embargo, estos nuevos 'valores' no pueden representar a la sociedad en su conjunto dado que desconocen las necesidades de las comunidades y las culturas. Pueden, efectivamente, establecerse como fines de un individuo, pero si no están al servicio de las necesidades colectivas desaparece su sentido como 'valor'. De esta forma, tarde o temprano terminan siendo rechazados por el conjunto de la sociedad y anulan cualquier beneficio individual obtenido.